No culpes a Bukowski por la mala poesía.

¿Merece más respeto Charles Bukowski? “Todos nos odian, y no nos importa” es un sentimiento que a veces pienso que se puede aplicar fácilmente a los fans de Charles Bukowski.

Cuando se observan las reacciones a la poesía de Bukowski, parece que existe cierta falta de respeto… a pesar de sus aficionados incondicionales, y de ventas que harían muy felices a la mayoría de los poetas.

De hecho, la acusación más común no es que Bukowski sea un mal poeta, sino que su obra apenas es poesía. En una crítica neoyorquina muy apreciativa, Adam Kirsch todavía manejaba este descarado y torpe cumplido:


“Tiene la misma relación con la poesía que Zane Grey con la ficción o Ayn Rand con la filosofía, una caricatura muy coloreada y moralmente sencilla de la realidad”.

Pasó su adultez y madurez en una Los Ángeles que, en los 1970, estaba plagada de conflictos raciales y de pandillas. Lejos de buscar mejorar su seguridad personal, se mudó a San Pedro, uno de las zonas más deprimidas. Inmerso en un mundo en decadencia, produjo sus mejores obras.


El estilo de Bukowski y sus imitadores

La falta de pretensión de Bukowski, su tema repetitivo y su estilo de verso libre, aparentemente simple, a menudo deja a los poetas que llegaron después esquivando acusaciones de ser bukowskianos.

Por supuesto, la pobreza, el abuso de alcohol y los problemas con el sexo opuesto arruinan la vida de muchas personas y también las vidas de poetas. Sin embargo, algunos poetas jóvenes se sienten realmente nerviosos de citar a Bukowski como influencia o de abordar sus temas, en su mayoría universales.


Su influencia está en todas partes: en una época en la que puede ser difícil regalar libros de poesía, los numerosos volúmenes de poesía que Bukowski produjo durante su vida ocupan más espacio en los estantes que cualquier otro poeta contemporáneo en el que pueda pensar.

Por supuesto, Bukowski tiene a muchos poetas esclavizados imitando su estilo de vida para intentar imitar su estilo de escritura. Pero después de todo, su gran habilidad consistía en hacer que la escritura de grandes poemas pareciera fácil.

La desconocida fuente de su genio

Los poetas que copian su estilo de vida sin aprender antes el oficio de escribir lo hacen a su propio riesgo. Un riesgo bastante algo de fracasar.

Es un error revisar la vida del propio autor en busca de pistas sobre de dónde vienen sus poemas: una vez dijo que escribir un poema es “como cagar, lo hueles y luego lo tiras por la borda… escribir es dejar atrás el mayor hedor posible”.

Pero ignorar el trabajo de Bukowski sobre la base de la mala poesía que le siguió parece un ejercicio tan necio como negar la grandeza de The Clash por los balbuceos de Sum41

Mucho más que poesía

En el apuro de encajonar a Bukowski como un golpe de suerte alcoholizado, muchos han pasado por alto su habilidad de escribir líneas verdaderamente hermosas. Tome en cuenta estas líneas que describen la génesis de Los Ángeles, California.


“esta tierra apaleada y esposada, como un crucifijo sostenido por una mano muerta.”


Leyendo su extenso catálogo, tropezarás con cien mil momentos de brillantez como estos.

A diferencia de la mayoría de los poetas, Bukowski era también un maestro escritor de prosa. Mi trabajo favorito de Bukowski tiene que ser la colección de cuentos cortos Hot Water Music.

Esta antología de 1983 es Bukowski en su apogeo, y contiene algunos de sus mejores escritos. Lo que todas estas historias comparten es un estilo de escritura muy crudo, y una visión de una humanidad que es cínica, ciega y casi completamente desprovista de juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *